Mi Carrito

0

Ingrese su palabra clave

¿Cuáles con los mejores cortes de vacuno para parrilla?

¿Cuáles con los mejores cortes de vacuno para parrilla?

Les queremos dar una guía con algunos consejos para que puedan elegir el mejor corte al momento de organizar un inolvidable asado y lograr ser el «Rey de la parrilla».

Cuando ya tenemos confirmados los invitados, definido el lugar y todos lo demás detalles listos para preparar un asado, viene la pregunta de qué corte de carne compraremos y cuál será el mejor para nuestro tipo de parrilla.

 

Aquí les dejamos una mini guía para que puedan elegir el mejor corte para el asado:

ASADO DE TIRA: Este corte es la parte media de las costillas y está catalogado como un corte graso, aportando un sabor pronunciado. Para evitar que quede duro, siempre se recomienda tener un fuego no muy intenso, ya que su cocción debe ser lenta y prolongada, iniciándola por el lado de los huesos, conservando calor y cocinándose lentamente la carne, quedando así jugosa y blanda. Si bien se conoce este tipo de corte como un corte que se utiliza en la cazuela, también sirve para la parrilla, siendo muy apetitosa. Sólo hay que tener paciencia y tiempo para hacer el asado.

ASADO CARNICERO: Es un corte alargado y plano, levemente de forma triangular y con partes un poco grasas y con algunos nervios, pero cocinándolo lentamente queda muy sabroso. Es ideal para parrilla y además es económico.

ABASTERO: Está ubicado en la pata trasera de la vaca, detrás del famoso “osobuco”, conformándose como un corte muy apetecido. Tiene forma ovalada y es medianamente blando, ideal para la parrilla, se recomienda cocerlo lentamente para evitar que la carne quede dura.

PUNTA DE GANSO: Este corte es de forma triangular y está en el extremo del músculo, compuesto por dos cortes especiales para la cacerola u horno, denominados pollo ganso y ganso. Para asegurarnos que quede blando, debemos procurar que la porción a cocinar no sobrepase 1,8 a 2 kilos. Asimismo, se recomienda mantener su capa de grasa para otorgar más sabor. Este corte también se puede cocinar en cacerola o al horno. Es importante destacar que la cocción de esta carne debe ser lenta, prolongada y a fuego suave.

LOMO LISO: Es un corte de forma rectangular y no muy alto. Lleva en su cara superior una gruesa capa de grasa, que se recomienda dejar.

Para prepararlo, es recomendable realizarle unos leves cortes al lado de la grasa para evitar que se encoja mucho. Luego, selle la superficie con un golpe de calor de 5 minutos por lado. Al mismo tiempo, aplique sal en las zonas ya selladas para luego dejar asándolo durante unos 40 minutos exponiendo su cara cubierta por grasa a una temperatura moderada. Después, se da vuelta la carne y se asa por unos 30 minutos más.

LOMO VETADO: La característica principal de este tipo de corte es que tiene una alta infiltración de grasa, condición que otorga mucho sabor a la carne, ya que al efectuarse la cocción respectiva su contenido graso se disuelve. Es ideal para realizar preparaciones en horno y parrilla.

ENTRAÑA: Es un corte muy delgado que corresponde a los músculos que rodean y movilizan el diafragma. Tiene forma de medio arco y un sabor muy atractivo.

Para prepararla, aplicar sal durante un buen tiempo para luego poner en la parrilla con un fuego moderado por unos 10 minutos por lado, siempre recordando que la entraña se debe comer a punto, ya que un exceso de cocción no es para nada recomendable. Cuando esté lista, retirarla y colocarla sobre una tabla para cortarla en trozos pequeños y repartirla entre los invitados.

PALANCA: Es un corte de forma rectangular con extremos redondeados, delgada y sin grasa. De color rojo oscuro.

Para prepararla, aplique sal por ambos lados de la carne una hora antes de asar. Como es un corte delgado, se recomienda ponerla sobre la parrilla a fuego moderado durante 10 a 15 minutos por ambos lados hasta obtener un bonito dorado. Retire y corte en lonjas en forma perpendicular en el sentido de las fibras musculares.

PUNTA PICANA: Corte de forma triangular, aplanada y blanda. Está cubierto parcialmente de grasa. Es una carne de consistencia moderada y de excelente sabor.

Para asarlo, ponga la carne sobre la parrilla exponiendo su cara cubierta por grasa a una temperatura moderada por 40 minutos. Comenzarán a aparecer gotas de jugo en la cara sin asar y en ese momento se debe dar vuelta, agregando sal fina en la cara ya dorada  para dejar asar por 20 minutos a temperatura moderada.

Existen variados cortes de vacuno óptimos para los parrilleros, pero la idea es sólo recomendar algunos, con el objetivo de no confundirlos y saber claramente cuál carne comprar para lucirnos como parrilleros.

Fuente: La Guioteca

Compartir