Mi Carrito

0

Ingrese su palabra clave

¿Cómo preparar el mejor asado?

¿Cómo preparar el mejor asado?

¿Cómo debe prepararse la parrilla? ¿Cuál es el mejor corte? ¿Cuándo echar la sal? ¿Cuál es el tiempo de cocción de la carne?Las respuestas a estas y otras preguntas las podrás encontrar aquí.

Dejamos algunos consejos, pueden tomar todos los que les sirvan para mejorar sus propias maneras de prepararlos asados.

Las brasas

Para que un asado quede lo mejor posible hay que partir por un buen carbón, se recomienda que sea de alguna leña dura de frutales o espino para que sus brasas sean las que se encarguen de asar el corte escogido.

Para hacer un asado en una parrilla de carbón, todo comienza por este tipo de combustible y las brasas que éste genera.

En primer lugar, les aconsejamos amontonar el carbón al centro con las piezas más pequeñas abajo y las más grandes arriba, encendiendo desde la parte inferior con el  tradicional método del papel de diario enrollado o el tarro hueco para que el carbón tenga oxígeno y pueda prender fácilmente. Es por esto mismo que es muy importante no ahogar el fuego, y dejarlo siempre con ventilación, ya que si no, no logrará prender adecuadamente. No es recomendable utilizar alcohol, cera, parafina u otro tipo de combustibles, ya que el sabor final de su carne puede impregnarse del sabor y olor de cualquiera de estos además de que podría ser tóxico y dañino para la salud.

Si el carbón se está prendiendo adecuadamente, no es necesario tirar aire en exceso al fuego. Ahora, si el carbón tiene dificultad para encender, recomendamos soplar o tirar aire con alguna ayuda, como por ejemplo una revista, de manera  para que comience a prender y a arder. Es importante no ventilar en exceso el carbón, ya que de esta forma se puede consumir más rápido de lo recomendable. Así, cuando estén prendidas o al rojo vivo divida el carbón de manera homogénea dentro de la parrilla. De esta forma, permitirá que baje la intensidad del calor, evitando cocinar con el calor del fuego, si no con el calor que generan las brasas.

La parrilla

El punto más importante para realizar un asado es comenzar por la limpieza de las rejillas, ya que es ahí donde pondremos nuestra comida. Por esta razón, recomendamos limpiar con algún producto que sea ácido, es decir,se debe utilizar algo sencillo como un limón o una cebolla cortado por la mitad o un paño mojado con vinagre.  Es muy importante al finalizar el asado volver a limpiar la parrilla, tanto las rejillas como las otras partes que puedan haberse ensuciado en el proceso.

La carne

Al hacer el asado en cualquier tipo de parrillas lo importante es que la carne se cocine en su punto.

Y por esto, la importancia de la grasa, donde se encuentra la mayoría de los componentes del sabor y aroma característicos de cada tipo de carne. Si usted es capaz de reconocer a ojos cerrados el tipo de carne que está probando es porque tanto el paladar como el olfato reconocen esos componentes.

Por lo tanto, acá el consejo siempre será tratar de cocinar las carnes con su propia grasa, así maximizaremos los sabores y aromas característicos, también ayudará a que la carne se cocine más suavemente (las grasas transmiten el calor más lento que otros medios), y por último no todo lo que percibimos en la boca como líquido corresponden a los jugos de la carne, ya que las grasas otorgaran al paladar cierta humedad también.

Por lo tanto, si no quiere comer mucha grasa cocine la carne con ella y quítela antes de comérsela.

La sal

¿Cuál es la mejor sal para asar? Cualquiera, la diferencia será que el tamaño de los cristales de sal se notará en el tiempo que demore ésta en hacer su trabajo y en la percepción de ella que usted tendrá al momento de comerse la carne.

Aquí el consejo será salar su carne suficientemente por todos los lados para hacerlo una sola vez en el proceso y después unos 5 minutos antes de llevarla a la parrilla. Así, su carne comenzará a verse brillosa, ya que su humedad natural estará siendo absorbida por la sal puesta sobre su corteza.

Esta humedad ayudará a que la carne se “caramelice” de manera más homogénea y más lenta que de costumbre en la parrilla, el resultado será entonces una corteza más dorada y sabrosa.

Es importante destacar que en las carnes más delgadas, la sal se aconseja poner la sal al final del asado, unos minutos antes de retirar la carne de la parrilla, mientras que en las carnes más gruesas como el lomo liso o vetado, la sal debe ponerse al inicio, muchas veces al dar vuelta la carne. Así, la sal será absorbida por la carne y ésta quedará más sabrosa. No hay que poner poca sal, ya que por ejemplo, si agregas sal gruesa, al final del asado podrás sacudir fácilmente el exceso de ésta, mientras que si le faltara sal, el resultado no será el mismo.

El tiempo

Dependerá del tamaño de la carne, pero el consejo en esta área es tratar de asar lo más lento y relajado posible.El resultado final y calidad que tendrá la cocción si cumple con lo dicho previamente será una carne más blanda y jugosa. Si a esto le sumamos el “caramelizado” homogéneo, tendremos frente a nosotros el mejor asado que podamos preparar en cualquiera de sus propias recetas.

Fuente: La Guioteca

Compartir